martes, 17 de diciembre de 2013

ESCULTURA ROMÁNICA: FACHADA DE SANTA FE DE CONQUES

En la fachada occidental de la iglesia abacial de Sainte-Foy, una profunda arquivolta en bóveda de cañón con arco de medio punto acoge el tímpano del Juicio Final, una de las obras fundamentales de la escultura románica en Francia por sus cualidades artísticas, su originalidad y por las propias dimensiones de la obra. Representa pues el Juicio Final, según el Evangelio de Mateo, apareciendo en el conjunto un total de 124 personajes, estando dividido el mismo en tres niveles distintos. En la parte superior, en los ángulos, podemos apreciar la presencia de dos ángeles tocando una trompa, a la vez que en el centro de la composición destaca un Maiestas Domini o Cristo en Majestad, que nos presenta a los elegidos a su derecha, en el Paraíso, y a los condenados a su izquierda, en el Infierno
La iglesia abacial de Sainte Foy.
Tras de él, los ángeles llevan la Cruz y el hierro de la lanza evocadores de la Pasión. A media altura, el cortejo de los elegidos está avanzando hacia Cristo, pudiéndose reconocer a la Bienaventurada Virgen María y a san Pedro, que aparecen con una aureola, siendo seguidos por algunos personajes de importancia en los primeros tiempos de la historia de la abadía de Sainte-Foy de Conques: el abad Dadon (su fundador), y Carlomagno (su benefactor). Debajo, podemos contemplar a Sainte-Foy bajo la mano de Dios, junto a unas cadenas de prisioneros a los que ella ha liberado. Al otro lado, unos ángeles-caballeros rechazan a los condenados que intentan escapar del Infierno. Puede verse ente ellos a monjes indignos, o a un borracho colgado por los pies.

En el nivel más bajo, vemos el Paraíso, con Abraham en el centro, teniendo a su derecha un ángel que permite la entrada a los elegidos y, a su izquierda, un demonio que arroja a los condenados a las fauces del infierno. El infierno, presidido por Satanás, donde se castiga a los pecados capitales: la Soberbia, desarzonada de un caballo, la Avaricia ahorcada con su propia bolsa de dinero, la Envidia, cuya lengua es arrancada por un demonio, la Lujuria, representada por una mujer con sus pechos desnudos, atada por el cuello con su amante. En el dintel puede leerse la siguiente frase: «Pecadores, si no cambiáis vuestras costumbres, sabed que sufriréis un juicio temible».


Fuente: wikipedia.org














Imágenes gracias al blog forma es vacío, vacío es forma



No hay comentarios:

Publicar un comentario